ecOrtigoso: un brote sistémico

Tuvo que ser en el auge de la revolución verde, maldita revolución verde, cuando Masanobu Fukuoka escribió: “En la naturaleza no hay competencia; hay coexistencia.”

La agricultura industrial, el empleo de los agroquímicos y fertilizantes solubles de síntesis química así como las semillas transgénicas habían llegado, desde la ignorancia, para quedarse. La maquinaria pesada, careciendo de respeto por la vida en el suelo, rastreaba y continua labrando  la tierra que previamente había aplastado.

Un escenario apocalíptico para quien siente respirar a las plantas y el último paso para miles (sino millones) de seres humanos que perdieron la vida intoxicados por las consecuencias de la agricultura industrial.

ecOrtigoso brota a partir de la necesidad innata de preservar la compleja diversidad biológica, recuperar la actividad de un suelo asfixiado y restablecer el equilibrio entre campo, agricultor y consumidor.

La producción de alimentos vegetales sólo puede verse de forma holística, como un sistema en el que todo está relacionado y ningún elemento - ni el mas minúsculo de los insectos o el más dañino de los hongos- puede ser excluido de un sistema que pretenda crecer de manera sostenible.

Un círculo que se cierra y se expande: ecOrtigoso , un canto de respeto a nuestra madre tierra.

Using Format