De la yema a la vid

Las yemas que se injertaron hace tan sólo cinco meses (véase Yema vieja sobre cepa nueva ) en vides de la Rioja Alavesa y que  ya comenzaron a brotar a las tres semanas  aprovechando la protección e inercia térmica de la tierra que las cubría, se han fusionado hoy con el patrón creciendo ya  como una sóla planta.

El uso del método utilizado, respetando la planta y su entorno se corrobora con números:  El 92% de los injertos realizados han brotado con éxito.



Using Format