Yema vieja sobre cepa nueva

En Mayo de este 2018 una prestigiosa bodega de Labastida en la Rioja Alavesa confió en nosotros para injertar yemas de sus viñas viejas (Graciano y Garnacha) en cepas del año.

Ese material genético, base de un vino excelentemente valorado por Parker, se difunde ahora en plantas jóvenes que darán pronto su fruto.

Enólogos, propietarios, encargados de finca y un equipo de nuestros injertadores trabajaron juntos - como no puede ser de otra manera - para seguir produciendo Rioja de calidad.

Un injerto tradicional y artesano, respetando la plantación y usando rafia natural que 3 semanas después ya deja ver los resultados.

Using Format